Apreciado Señor don Luis Rodríguez:

Mi problema es el siguiente. Tras haber finalizado mis estudios de Derecho y tras haber cursado el periodo de investigación de dos años, además de gastar increíbles cantidades de dinero en mi formación universitaria, termino o mejor dicho, finalizo un periodo docente realizando una Tesina o lo que actualmente se conoce como Diploma de Estudios Avanzados, es decir lo que antaño se conocía como Tesina.

Desafortunadamente vivo con mi madre, con la cual no llego a entenderme, o bien ni ella me comprende a mi o quizá el problema es que jamás nos hemos llegado a comprender, y por tanto hemos decidido firmar un Pacto de No Agresión.

Soy uno de los millones de desempleados y a pesar de la paradoja de considerarme preparado, me enfrento a una edad ya madura, y me siento como si hubiera desperdiciado mi existencia. Carezco de pareja estable, bueno mejor dicho, carezco de pareja, y ni para escritor me acomodo. Busco un Puesto de Trabajo. No es preciso, se tenga en cuenta ni mi experiencia Educativa, ni mi experiencia Laboral.

Curiosamente, en Andalucía, para recibir un tratamiento psicológico tiene que derivarte un psiquiatra y yo ya he agotado esta vía de autoestima o de autocomplacencia de levedad del ser que llega a veces a plantarse insoportable. Por supuesto acepto cualquier puesto por duro que este sea, no se me caen los anillos.

Incondicionalmente saludarle,

Pedro

 

Leave a Comment